"Se nos abre un mercado muy importante en tamaño y en poder adquisitivo"

Así lo dijo Pedro Cascales, vocero de CAME sobre el acuerdo Mercosur-UE. "Es un mercado que consume por año 800 mil millones de dólares solamente de servicios", dijo.

Lunes, 8 de Julio de 2019 - 09:54 hs

La Confederación Argentina de la Mediana Empresas (CAME) y la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta y Tecnologías para la Producción (CARMAHE) se mostraron optimistas en función del acuerdo de libre comercio que cerraron el Mercosur y la Unión Europea. Sin embargo, remarcaron algunos desafíos que deberán enfrentar las pymes ante el nuevo escenario.

 

Se nos abre un mercado muy importante en tamaño y en poder adquisitivo, un mercado que consume por año 800 mil millones de dólares solamente de servicios, que para Argentina es una muy buena oportunidad por la ventaja comparativa que tenemos en materia de software, de diseño industrial, de marketing entre otras vinculadas a servicios industriales” sostuvo Pedro Cascales, vocero de CAME.

 

Al respecto del potencial que representa el acuerdo Cascales aclaró que la UE es el principal inversor extranjero directo, supera a EEUU y a China. Sobre otras experiencias en países que hicieron acuerdos similares, como el caso de México, a lo largo de 10 años triplicaron la inversión extranjera directa recibida, u otro casos como Sudáfrica la multiplicó por 6, mientras que en Túnez la inversión creció 12 veces a partir de este tipo de acuerdos, explicó el dirigente de CAME, detalló un comunicado de las dos entidades pymes.

 

Por su parte Jorge Göttert, Presidente de CARMAHE sostuvo que para el sector de bienes de capital y tecnologías productivas, el acuerdo es sin lugar a dudas muy positivo “no debemos tener miedo, al contrario nos acerca a la UE que es hoy en día lo más avanzado en tecnología maquinaria y bienes de capital”.

 

Cascales sostuvo que “para competir en un piso cercano a la igualdad vamos a tener que bajar los costos logísticos, superar los costos financiero e impositivos - que son hoy de los más altos del mundo- y modernizar la legislación laboral”. Sobre este último punto explicó que “no se trata solo disminuir las contribuciones patronales -que son de las más altas de la región- sino que es necesario además agiornar la legislación a algo básico como el home-working o el tele-trabajo”, mecanismos sin los cuales se dificultaría vender servicios a la UE.

 

Por su parte Göttert enfatizó que se necesitan líneas de créditos destinadas a la inversión productiva “hoy Argentina tiene 0% de crédito, las líneas que existen son impagables”, sostuvo el dirigente y agregó que “en este momento los industriales encontramos más facilidades para financiarnos en el exterior que en el propio país, y es muy difícil ejecutar los nuevos proyectos sin financiamiento”. Del mismo modo el presidente de CARMAHE expresó que son positivos en creer que con esta línea de gobierno en la política económica e industrial podrá avanzarse en lograr este tipo de acompañamiento.

 

Ambos dirigentes sostuvieron que el acuerdo con la UE da tiempos para estos ajustes a nivel de la economía nacional, ya que se trata de un proceso de 15 años de adecuación entre los bloques y países que lo componen.

#264