Jueves, 7 de Marzo de 2019

Esquema tributario 2019: Como se establecieron los cambios en Monotributo, Ganancias y Bienes Personales

Por: GUSTAVO GIACOMO

Detalles de los principales cambios y novedades en las escalas y cronogramas de los principales tributos que afectan a personas físicas con sus actualizaciones ya definidas para todo el 2019. A continuación, cuáles serán sus principales novedades y modificaciones:

 

Monotributo
La cuota fija mensual del Monotributo permite a los contribuyentes cubrir el pago de obligaciones impositivas y de seguridad social.  A partir de enero, los topes de facturación y los pagos mensuales  subieron un 28,46%. Así, el tope para la categoría más alta del régimen (K) será de $1.726.599,88 de ingresos brutos anuales para comercio y $1.151.066,58 para servicios. Para acceder a la categoría más baja (A) el tope pasó de los $107.525,27 de 2018 a $138.127,99 de ingresos brutos anuales. Los contribuyentes que cambiaron de categoría con la actualización, deben realizar la recategorización. El aporte para la obra social —igual para todas las categorías— pasó de $536,35 a $689. Los pagos de las cuotas mensuales deben realizarse hasta el día 20 de cada mes. 

 

Cabe agregar, que cambio el monto de las actualizaciones, pero el impuesto más allá de estas modificaciones con fines netamente recaudatorios, requiere una reforma más profunda y seria. Salvo para el pequeño contribuyente, es muy difícil manejarlo con parámetros fijos en épocas de tan alta inflación Es muy complejo y eso hace que el contribuyente se pase de escala.
Además, a partir de abril de 2019, se implementará la factura electrónica obligatoria para todas las categorías. También se aplicará progresivamente la unificación de la liquidación y pago de Monotributo con los regímenes simplificados de Ingresos Brutos provinciales.

 

Impuesto a las Ganancias
A partir de enero —y por todo 2019— el mínimo no imponible a partir del cual los asalariados tributan el impuesto a las Ganancias subirán un 28,29%. Los trabajadores solteros y sin hijos y que no apliquen ninguna deducción por gastos pagarán el impuesto si ganan a partir $38.301 netos. Para los casados y con dos hijos, el monto mínimo será de $50.668 netos. 
Para la reforma tributaria 2017, y luego su reglamentación de fines de 2018 , la renta financiera pasará a tributar también este impuesto, que ya grava a los empleados en relación de dependencia, profesionales y 
alquileres.

 

También, quedará afectada por el impuesto la rentabilidad de depósitos bancarios (todos los plazos fijos), títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, en moneda nacional sin cláusula de ajuste, con una alícuota del 5%. 

 

Por otro lado, estos mismos instrumentos en pesos con cláusula de ajuste (UVAs o CER) o en moneda extranjera tendrán una alícuota del 15%. También se incluyen valores como los ADRs (certificados de depósitos de acciones argentinas que cotizan en mercados internacionales). 

 

De las ganancias obtenidas por estos instrumentos, tanto en pesos como en dólares, estará sujeto al tributo (del 5% o del 15%) lo que exceda el mínimo no imponible de $66.918 establecido para 2019. Todo sujeto que obtenga este tipo de ganancias, deberá presentar una declaración jurada como el resto de los contribuyentes del Impuesto a las Ganancias, lo que la AFIP que quedará reglamentada en julio del año en curso.

 

Básicamente, el decreto reglamentó una ley que ya tiene un año. Lo llamativo es que en el caso de renta financiera para los títulos públicos que perdieron valor en la cotización se les da la posibilidad de diferir el pago de esa ganancia. Si el bono se depreció, tendrá la opción de no pago sobre esos intereses y quedarse con un capital reducido para el momento en que lo venda, como toda las deducciones de Ganancias, el monto mínimo no imponible va a aumentar en 2019 según el índice Ripte, que mide la evolución del salario promedio  de los trabajadores registrados.

 

Cabe recordar que  partir de septiembre de 2018, cambió la forma de realizar las deducciones por hijos en el impuesto: solo puede hacerlo uno de los padres o tutores cuando antes podían solicitarlo ambos. O, si lo prefieren, cada uno puede asumir el 50% del monto deducible. La actualización se podrá realizar hasta fines marzo de 2019.

 

Con la nueva reglamentación, también se limitará las deducciones para los que pagan alquiler. Antes, no estaba claro si en el caso de una pareja los dos podían deducir el 40% de lo pagado. Ahora, se precisó que  cada uno tiene derecho a descontar sobre el 50% de lo que pagan, si el alquiler lo pagan entre los dos.

 

Bienes Personales

 

Los cambios en Bienes Personales aprobados en 2018 de la Ley 27.480, incrementaron el monto mínimo a partir del cual no estarán alcanzado por el impuesto a los Bienes Personales a $2 millones. Por las modificaciones recientes, quedaron exentos del impuesto los inmuebles rurales y los inmuebles destinados a vivienda (casa-habitación) cuando su valor sea inferior a $18 millones.  

 

Cabe aclarar que el mayor impacto para los contribuyentes vendrá por el lado de los activos financieros en el exterior, que duplicaron su valor en pesos luego de la devaluación.  
Por lo tanto, el esquema para el impuesto a los Bienes Personales se mantiene más o menos igual, pero sí puede haber cambios con la valuación de los inmuebles ya que el Gobierno busca llegar a una valuación más homogénea en todo el país, donde son muy variables. Se podría ajustar la valuación por índice de precios hasta que esa valuación nacional esté vigente. 

 

 

Gustavo Giacomo, economista. Profesor de economía de la Universidad Austral
 

#122