Empresas argentinas pagan segunda tasa impositiva más alta del mundo

Un informe del Banco Mundial revela que supera el 100%. El impacto en la inversión y la competencia es grave para las firmas locales.

Martes, 9 de Abril de 2019 - 07:04 hs

La presión impositiva en la Argentina sobre las empresas nacionales es casi insostenible y se ha convertido en la segunda más alta a nivel mundial. Otra traba más para la difícil coyuntura de la economía argentina. La misma es sólo superada por la que se da en Comoras, un país de África conformado por tres islas en el Canal de Mozambique.

 

De acuerdo a lo que se desprende de datos del último informe Doing Business (Haciendo negocios), un proyecto conjunto del Banco Mundial y la consultora PwC, la tasa total de impuestos y contribuciones obligatorias que debe pagar una empresa argentina durante su segundo año de actividad es de 106%, manifestada como un porcentaje de sus beneficios.

 

A nivel mundial, solo dos países cuentan con porcentajes por sobre el 100%: la Argentina y Comoras, que llega al 219,6%. En los países vecinos de la región, los porcentajes van de 34% para Chile hasta 83,7% en el caso de Bolivia, pasando por 65,1% en Brasil.

 

La tasa impositiva total registra el monto de impuestos y contribuciones obligatorias que deben pagar las empresas —después de las deducciones y exenciones permitidas— como parte de las ganancias comerciales. Este número proporciona una medida del costo de todos los impuestos que una empresa soporta. La metodología toma todos los impuestos y contribuciones que deben pagar (en los niveles federal, estatal y local) y también cualquier imposición que recaiga las cuentas comerciales.

 

La diferencia más notoria entre los países radican en los gastos laborales y los impuestos al valor agregado.

 

La pregunta surge de manera inevitable: ¿por qué el porcentaje de la tasa total impositiva de la Argentina supera el 100%? La respuesta está en la imposibilidad de las empresas de ajustar sus balances por inflación.

 

"Hay una resistencia del Congreso a avalar ajustes por inflación pese a que el promedio de la inflación en la Argentina en los últimos 80 años, sin contar la hiper de los años '89 y '90, es del 60% anual. Si se descuenta el efecto inflación real sobre los activos y pasivos de las empresas que nominalmente registran ganancias pasarían a tener pérdidas. Lo que pone al descubierto el informe del Banco Mundial es una de las anomalías más gravosas para las empresas, que es la persistencia del impuesto inflacionario", dijo el economista Daniel Sticco.

#238